MAYONESA CASERA

Siguiendo con nuestra serie de recetas básicas que podemos hacer en casa, esta semana traemos la receta para hacer mayonesa. ¿Por qué hacerla en casa? Porque sólo usas 6 ingredientes, se prepara en un instante, no trae azúcar, ni conservadores. Además, puedes ajustar el sabor según tu preferencia. Garantizamos que no traiga ningún alimento que nos pueda hacer daño y utilizamos ingredientes que tenemos en casa. De igual manera, controlamos la calidad del aceite que se utilice.

El único problema de hacer mayonesa en casa es que no dura mucho (básicamente lo que duren los huevos, por lo que traten de usar los huevos más frescos posibles). Por eso recomendamos hacer porciones pequeñas cada semana/semana y media. O hacer la mayonesa cuando vayamos a consumir mucha (por ejemplo para una ensalada de papa o de atún para una reunión). El sabor es mucho mejor que la procesada.

Algunos tips para que salga bien la mayonesa: usen todo a temperatura ambiente, ayuda a generar la emulsión. A diferencia de otras recetas, usamos un huevo completo porque ayuda a que sea más espesa. Si no te gusta el sabor del aceite de oliva, no uses extra virgen o mézclalo con el aceite de tu preferencia, porque sí queda un sabor a oliva (no te apures si no te alcanza para aceite de aguacate, utiliza el de mayor calidad que puedas).

¡Esperamos que les guste!

2018-06-08-11-44-11.jpg

Ingredientes

1 huevo

1/2-1 taza de aceite (va depender del tamaño del huevo y qué tan espesa te gusta la mayonesa)

1 cucharadita de mostaza

Jugo de medio limón (o 1 cucharada de vinagre)

1/2 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de pimienta blanca en polvo (opcional)

Instrucciones

1. En una licuadora pon el huevo, la mostaza, el jugo de limón y la sal (si quieres la pimienta). Bátelo por unos minutos a que quede todo integrado. Este paso es muy importante, porque si no queda bien integrada, la mayonesa se corta.

2. Pon la licuadora en la velocidad más baja y destápala. Empieza a verter el aceite lo más lento y chorro delgado posible, especialmente al inicio. Como guía, un huevo mediano, por lo general, aguanta 3/4 taza de aceite.Una vez que haya iniciado la emulsión puedes parar la licuadora y reiniciarla (siempre a velocidad baja) hasta que se tenga la consistencia deseada. Más aceite la hará más espesa, pero tendrá mayor sabor a aceite. En este paso puedes agregar más sal o pimienta, o cualquier otro sazonador que se prefiera (sal de ajo, paprika, comino, etc.).

3. Pasa la mayonesa a un recipiente con tapadera y al refrigerador. Verifica la fecha de caducidad de los huevos y usa eso como guía para saber cuándo deshacerte de la mayonesa.

¡Disfruten!

 

 

GAJOS DE PAPA Y CAMOTE

Es temporada de fútbol y botanas. Además, los niños ya van a estar en casa y siempre hay que tener botanitas listas. Esta semana traemos una receta para hacer unos gajos de papa y camote al horno, como alternativa a las papas a la francesa. La papa y camote son súper nutritivas, llenas de carbohidratos complejos y muy amables para nuestros estómagos, sin embargo, cuando las freímos o agregamos miles de productos lácteos, se convierten en bombas. Por eso, les proponemos hornearlos y mezclarlos. Así se equilibran los antojos: algo saladito con la papa y algo dulzón con el camote. Es una botana muy llenadora, nutritiva y económica.

¡Esperamos que les guste!

2018-06-15-11-28-13.jpg

Ingredientes

2 papas medianas

1 camote

1 camote morado

1 cucharadita de sal

Jugo de medio limón

1/2 cucharadita de pimienta negra molida

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de romero/mejorana/orégano/eneldo o cualquier otra hierba de olor seca que te guste (opcional)

INGREDIENTES PARA EL DIP

2018-06-15-12-33-40.jpg

1 taza de yoghurt natural (sin ningún tipo de endulzante)

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de mostaza

1 cucharadita de alcaparras picadas

1 cucharadita de eneldo picadito (o cualquier otra hierba de olor que te guste)

1/2 cucharadita de salsa picante

1/2 cucharadita de sal de ajo

1/2 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de pimienta negra

Instrucciones

1. Prende el horno para que se comience a calentar, a 200ºC.

2018-06-15-12-56-31.jpg

2. Lava las papas y camotes con una escobetilla, porque no los vamos a pelar.

3. Corta las papas y camotes en gajos. Asegúrate de que cada trozo tenga piel. Especialmente en el caso del camote, para que no pierda su forma.

4. Pon los gajos en un recipientes y agrega el aceite, la sal y la pimienta (si vas a agregar hierbas de olor, hazlo ahora). Baña a los gajos en la mezcla de aceite.

5. Extiende los gajos en una charola para hornear. Trata de que no queden muy encimados, todos en una sola capa.

6. Hornea por 45 minutos. Después de los primeros 20 minutos, saca la charola y trata de voltear la mayoría de los gajos, para que se doren por ambos lados. Regrésalos al horno por 25 minutos. Retíralos y ponlos a enfriar para empezar a comerlos.

7. Mientras se hornean los gajos, prepara el dip de yoghurt. En un tazón mezcla todos los ingredientes y bátelos muy bien con una cuchara/tenedor para que se integren muy bien. Prueba el dip y verifica el sazón (sal, pimienta, sal de ajo). Tapa el tazón y mete el dip en el refrigerador en lo que están listos los gajos. Entre más tiempo pasa, mejor sabe el dip.

 

Lechada de coco casera

Seguimos con nuestra serie de lechadas que podemos hacer en casa, esta vez con lechada de coco. Pero, ¿por qué molestarnos en hacerlas en casa? Porque podemos sustituir alimentos procesados que contienen mucha azúcar, químicos y conservadores. Además, nos aseguramos que estamos consumiendo alimentos de verdad, no colorantes o saborizantes. Es más sustentable, porque consumimos lo que necesitamos sin consumir más empaquetados y plásticos de los necesarios. También, es una opción para personalizar los alimentos para que respondan a nuestros gustos y necesidades. Por último, es divertido y una oportunidad para enseñarle a nuestras familias y amigos a cocinar y a perder el miedo a la cocina.

La lechada de coco es una muy buena opción para las personas con alergias, pues no contiene nueces, soya o granos. Además, es súper cremosa, llena de sabor y nutrientes. Nos encanta usarla en licuados y para el desayuna. Su consistencia grasosa la hace muy cremosa y tiene un dulzor natural, que la hace muy popular entre los más pequeños. Comparte muchos de los beneficios del agua de coco (especialmente si utilizas el agua para hacer la lechada) y de la fruta. Lo mejor es que se prepara rapidísimo.

¡Esperamos que lo intenten!

Ingredientes

20180524_131849 (1).jpg

1 coco chico pelado (o 350 GR de la carne de coco, si no quieren pelar en casa)

3-4 tazas de agua (puedes usar el agua que salga del coco al pelarlo)

1-2 cucharadas de miel de maple (opcional)

1 cucharadita de canela/cardamomo/vainilla (opcional)

1 trapo/toalla de algodón limpio

Instrucciones

1. Pela el coco. Si se pega a la cáscara, mete el coco al horno (150ºC) por 5 minutos o al microondas por 1-2 minutos y vuelve a intentar. Al calentar el coco, suelta su aceite y es más sencillo separar la carne de la cáscara.

2. En una licuadora, pon el coco, las especias y el endulzante (si lo vas a usar) y el agua. Entre más espesa quieras la lechada, menos agua.

3. Licúa hasta que ya no haya trozos y el coco esté fino e integrado.

4. por la toalla encima de un colador (encima de un recipiente) y cuela la mezcla. Exprime la toalla con la carne del coco para sacar todo el líquido.

5. Pasa la lechada a un recipiente con tapa y mete al refrigerador. Dura 4-5 días.

6. No tires la carnita que sobró. Extiéndela sobre una toalla limpia y deja que se seque. La puedes utilizar para otras recetas (empanizados, panquecitos, ensaladas, botanas....)

¡Disfruten!

Salsa boloñesa vegana

Lo más difícil de optar por dietas especiales, ya sea por elección o por necesidad, es que invariablemente se empieza a extrañar guisados o alimentos que antes nos llenaban de felicidad. Muchas veces, al toparnos con esa frustración, decidimos abandonar nuestras dietas, aunque sepamos que nos va a hacer daño. Nosotras siempre andamos buscando recetas que logren satisfacer el antojo y nos sacien, no sólo en términos de llenarnos la panza, sino también generarnos ese sentimiento de saciedad y comfort que produce la comida.

Esta semana decidimos hacer una salsa boloñesa, pero en vez de carne estamos usando hongos y semillas de girasol. Puede garantizar que no le pide nada a la salsa tradicional. Súper nutritiva, económica y versátil. Pueden usarla con pasta o con tallarines de calabacita. Es perfecta para lasaña, también. Todos los ingredientes son fáciles de encontrar y económicos. Pueden hacer mucha y congelar un poco y así siempre tienen salsa lista para algún antojo inesperado.

¡Esperamos que les guste!

Ingredientes

2018-06-08-12-30-50.jpg

3 tazas de champiñones limpios

1/2 cebolla en trozos (si no les gusta, usen echalote o poro)

4 jitomates medianos

1/4 taza nuez de castilla

1/2 taza de semilla de girasol

1/4 taza de jitomate deshidratado

1 diente de ajo

1 cucharadita de sal

2 cucharadas de aceite de oliva

1 cucharadita de salsa de soya (salsa tamari si no comes gluten)

Instrucciones

1. Pon a calentar el aceite en un sartén (a fuego mediano) y agrega la cebolla en trozos para que se dore (no se preocupen por picarla mucho porque la vamos a licuar). 

2. Rebana los jitomates a la mitad y ponlos a dorar con la cebolla. También agrega el ajo. 

3. Para aprovechar el tiempo, haz un espacio en el sartén y agrega los jitomates deshidratados y las nueces. Deja que todo se dore por unos 5-10 minutos, que estén dorados pero no quemados.

4. Pasa a la licuadora la cebolla, la mitad de los jitomates deshidratado, el ajo, media cucharadita de sal y 3 de los jitomates.

5. De nuevo, para aprovechar el tiempo, agrega los champiñones enteros al sartén (ya debe haber espacio porque sacaste el jitomate y cebolla) y deja que se dore por otros 5-7 minutos.

6. Mientras se doran los champiñones, licúa los jitomates y cebolla. La salsa quedará espesa, no te apures, así la queremos. Pasa la salsa a un recipiente. Asegúrate que no le falte sal. Si quieres agrega 1/4 cucharadita de pimienta negra. 

7. Sin lavar la licuadora, pasa los hongos, el jitomate, las nueces, las semillas de girasol y 1/2 cucharadita de sal. y 1 cucharadita de salsa soya.

8. Licúa la mezcla por 3-5 minutos. Que quede en trocitos, no un paté sin grumos. Probablemente tengas que parar la licuadora cada cierto tiempo para mezclar con una palita y ayudarle.

9. Dependiendo de lo que prefieran, pueden integrar la salsa de jitomate y la mezcla de hongos en un sartén, den un hervor y listo para servir.

10. Si prefieren, sirvan de forma separada (primero la salsa y sobre ella la mezcla de champiñones) sobre pasta o tallarines de calabacita, como relleno para canelones, entre capas de lasaña. Mil formas.

¡Disfruten!

Lechada de almendras

Una de las lechadas más populares es la que se hace de almendras. El sabor de esta lechada es el preferido por muchos, además de ser ligera y no caer muy pesado. Es una lechada baja en grasa saturada y si se limita el endulcorante, también baja en calorías. El gran problema es el precio, sin embargo, es muy sencilla de hacer y se puede utilizar la almendra molida que sobra para hacer otras recetas (desde panqués, tartas hasta empanizados), por lo que ya no duele tanto hacer el gasto. Esta lechada es muy fácil de hacer. El gran secreto es acordarse de poner las almendras a remojar la noche anterior. En este martes de recetas básicas, les explicamos cómo hacerla.

¡Esperamos que les sea útil!

Ingredientes

1 taza de almendras

20180524_142840.jpg

3-4 tazas de agua (si te gusta muy espeso usa 3 tazas, si no usa el litro completo)

1 cucharadita de vainilla

1/2 cucharadita de canela o cardamomo (u otra especie que te guste)

2-3 dátiles remojados en agua por dos horas (opcional)

Manta o toalla de algodón limpia

Instrucciones

1. Pon a remojar las almendras la noche anterior en agua.

2. Cuela las almendras y tira el agua en la que las remojaste.

3. Agrega las almendras, dátiles, vainilla y canela a la licuadora, junto con el agua (entre menos pongas, más espesa será la lechada).

4. Licúa todo por 3-5 minutos hasta que ya no se vean trozos grandes. Ten paciencia, entre más molida, mejor quedará la lechada.

5. Utilizando la manta o toalla de algodón, cuela la mezcla.

6. Pasa la lechada a un recipiente con tapadera y ponlo al refrigerador. ¡Ya está lista para tomarse!

7. No olvides la almendra molida que quedó en la toalla. Ponla a secar sobre otra toalla seca y utilízala en otras recetas.

¡Disfruten!

 

 

 

 

Tapenade de hongos (o paté de hongos)

Siempre estamos buscando formas de incorporar más verduras a nuestra dieta, esto es especialmente cierto cuando tenemos una fiesta o cena y necesitamos botanas. Siempre nos vamos por opciones procesadas, altas en sal y vacías de nutrientes. Si además, eres celiaco, tus opciones son aún más limitadas. Esta semana traemos una opción para botana, un paté o tapenade de hongos. 

Usamos los hongos rostizados que utilizamos para hacer el caldo de hongos en una receta anterior, por lo que el gasto es muy poco. A los hongos le agregamos aceitunas, alcaparras y unas cuantas nueces, por lo que terminamos con un paté repleto de sabor y grasas buenas. Este paté es vegano y sin gluten, se prepara en un instante. No necesitas ser un gran cocinero para hacerlo y es muy práctico. Se puede servir como dip/botana en una fiesta o usar para untar en un sandwich; pueden agregárselo a un pescado al horno y hasta a una pasta. ¡Nos encanta esta receta, esperamos que a ustedes también!

20180524_124647.jpg

INGREDIENTES

1 1/2 taza de hongos rostizados

1/2 taza de hongos secos rehidratados (opcional, da un gran sabor)

1/4 taza de aceitunas sin hueso

2-3 nueces de castilla (si no tienen pueden usar cualquier otra nuez)

3-4 dientes de ajo (si tienen rostizados, mejor)

1/2 cucharada de alcaparras

1/4 taza aceite de oliva

1 cucharada de vinagre balsámico

1/2 cucharada de hierbas de olor secas de su preferencia (perejil, orégano, mejorana, tomillo, salvia, epazote)

1/4 cucharadita de pimienta negra molida

Instrucciones

20180524_131115.jpg

1. Poner en una licuadora todos los ingredientes. Si quieres saber cómo rostizar los hongos, puedes ver la receta de caldo de hongos o el de rostizado de verduras.

2. Licúa todos los ingredientes por 3-5 minutos. Si se atora la licuadora, para y mezcla con una espátula y vuelve a encender la licuadora. Probablemente necesites hacer esto un par de veces antes de terminar con una consistencia suave.

3. Pasa a un recipiente con tapa y está listo para comerse. Se puede guardar por unos 3-5 días en el refrigerador.

¡Disfruten!

LECHADA DE AVENA (LECHE VEGETAL)

Cada vez son más populares las lechadas o leches vegetales. Las más conocidas son las de soya, almendra y arroz, pero básicamente se puede hacer lechada de cualquier grano o nuez. Una opción no tan conocida, pero muy nutritiva, económica y fácil de hacer es la leche de avena. ¿Por qué vamos a empezar por ésta? Porque no sólo es económica, sino también porque lo más probable es que ya tengan avena en casa, además de que no hay necesidad de dejar remojando la avena durante toda la noche, por lo que está lista en 30 minutos.

La leche de avena trae con ella muchas de las propiedades usuales de la avena: ayuda a regular el colesterol, es alta en hierro (particularmente importante para los veganos y vegetarianos), también aporta proteínas y calcio, además de ser baja en grasa. Otra ventaja de la leche de avena es que el sabor es uno al que estamos acostumbrados, especialmente si crecieron desayunando avena, por lo que es más sencillo incorporarlo a nuestra alimentación. Se puede saborizar con lo que gusten: chocolate en polvo, canela, cardamomo, miel de maple, piloncillo o tomar sólo; en esta receta, nosotros vamos a usar dátiles y un poquito de vainilla, pero no se limiten sólo a estos sabores. 

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

20180524_115213.jpg

1 taza de avena (si eres celiaco asegúrate que esté certificada como sin gluten)

3-4 tazas de agua

1-4 dátiles (dependiendo de qué tan dulce quieras la lechada)

1 cucharadita de vainilla

1 trapo/manta de algodón limpio

INSTRUCCIONES

20180524_121641.jpg

1. Cubre la avena y los dátiles con agua y deja remojar por 20 minutos.

2. Cuela la avena y tira el agua. Si lo dejas remojando más tiempo, la avena absorberá el agua y en vez de lechada tendrán atole.

3. Por la avena en la licuadora con los dátiles, la vainilla y 3 tazas de agua purificada (si quieres la lechada más espesa, reduce la cantidad de agua, si la quieres muy ligera, agrega más). 

4. Licúa por 5 minutos, hasta que el agua se torne blanca y ya no se vean copos grandes de la avena.

5. Cuela la mezcla usando la manta o trapo de algodón. Ya que esté colado, la leche está lista para usarse. Guárdala en el refrigerador. Aguanta hasta 3-4 días.

¡Disfruten!

 

GHEE (mantequilla clarificada)

¿les gusta la mantequilla, pero no la pueden comer? Hoy les traemos la solución. Esta semana decidimos filmar el procedimiento/receta para hacer ghee y una ghee con sabor. Hacer el ghee en casa es muy sencillo y mucho más económico que comprarlo ya hecho. Además, como nosotros escogemos la mantequilla, tenemos certeza de su calidad.

Seguramente la primera pregunta que tienen es ¿Qué es el ghee? EL ghee es uno de los ingredientes básicos de la cocina de la India y es utilizado muchísimo en la tradición aryuvédica (medicina india). es mantequilla clarificada que dejamos que se dore un poquitín. ponemos la mantequilla en el fuego y dejamos que se separen los sólidos de leche y el agua (hay una merma del 20%, por ello). Una vez que la mantequilla se separó, colamos la mezcla y quitamos los sólidos de leche y tenemos listo el ghee. Durante este proceso, la caseína y la lactosa se retiran, por lo que el ghee se puede consumir aun si eres intolerante a la lactosa.

¿Por qué utilizar ghee en vez de otras grasas? Primero, por el sabor. El ghee mantiene un poco del sabor de la mantequilla, pero como se deja que se tuesten un poco los sólidos de leche adquiere un ligero sabor a nuez ¡Delicioso! Segundo, tiene un punto de humo muy alto, al evaporarse el agua, puede calentarse por más tiempo antes de que se empiece a degradar la grasa (empiezan a oxidarse sus componentes y soltar radicales libres) y soltar sus elementos más negativos para el cuerpo. Por este punto de humo alto, el ghee es perfecto para cuando vas a freír, hornear o rostizar alimentos. Tercero, contiene vitaminas solubles en grasa (a, e y k). Cuarto, las personas intolerantes a la lactosa lo pueden consumir, pues se le retira la caseína y la lactosa. Quinto, contiene ácido linoíco y ácido butírico, que ayudan a regular la grasa en el cuerpo y la salud de la microflora intestinal, respectivamente.

Además, ¿ya les dije que sabe a mantequilla? No hay nada más delicioso que cocinar con mantequilla. 🤤😋 Si han empezado a cocinar más saludable, con menos ingredientes procesados, incluir ghee en la preparación es una manera muy sencilla de agregar sabor a los platillos (y la sensación de saciedad). Si preparamos el ghee en casa, nos sale más barato y podemos escoger la mejor mantequilla que nos permita el presupuesto.

¡Esperamos que lo intenten!

20180524_134938.jpg

INGREDIENTES 

1/2 kilo de mantequilla sin sal

1 trapo limpio de algodón

para el ghee con romero y limón:

1/3 taza de ghee 

jugo de medio limón

1-2 diente de ajo rebanado en cuartos

1 cucharada de hojas de romero

1/2 cucharadita de sal

INSTRUCCIONES

20180524_142344.jpg

1. En una olla de fondo grueso (no teflón de preferencia) pon a derretir la mantequilla a fuego bajo.

2. Una vez que se haya derretido, deja que suelte la espuma y empiece a hervir. Con una cuchara/espátula, suavemente mezcla la mantequilla para evitar que los sólidos de leche se queden en el fondo y se quemen.

3. Después de 15-20 minutos de estar mezclando, la mantequilla se volverá dorada y empezará a oler a nuez tostada. En ese momento apaga el fuego. Deja que se enfríe por 5 minutos y cuela la mantequilla para retirar los sólidos de leche.

4. Pasa el Ghee a un recipiente, de vidrio de preferencia, con tapadera (pero espera a que se enfríe y solidifique antes de tapar para evitar que se formen gotitas de agua por condensación). Puedes o no refrigerarlo y dura por mucho tiempo. Si ves que se le forma algún tipo de hongo en la parte superior, puedes retirar esa parte con una cuchara y seguirla usando. Evita que le caiga agua o dejarlo cerca de la estufa sin tapar, para que no le caigan bacterias.

5. Si quieres infusionar el ghee, ya sea antes o después de colar la mantequilla, separa 1/3 de taza y ponlo a fuego bajo en una olla pequeña con fondo grueso (si tienes). Agrega el ajo, el romero, la sal y el jugo de limón.

6. Deja que hierva suavemente por 5 minutos. Retira del fuego y cuela. ¡Listo para comer!

¡Disfruten!

 

CALDO DE HONGOS

Siempre estamos buscando el equilibrio entre comer sano y la vida ocupada que todos llevamos. Sentimos que tenemos que sacrificar la alimentación sana porque consume mucho tiempo y optamos por alimentos procesados, llenos de conservadores y sodio, que sólo agotan más nuestros cuerpos. El mejor ejemplo que tenemos, especialmente en la cocina mexicana, es nuestra dependencia en los cubitos de caldo de pollo o res. Es casi imposible no consumirlos. Desafortunadamente, aunque son muy prácticos, la mayoría tienen gluten y los que no, abusan de la sal.

Para la receta de hoy, traemos una opción mucho más nutritiva y sencilla de hacer: un caldo de hongos, que funciona como sustituto del caldo de res o pollo que tanto usamos para preparar sopas, guisados y arroz. Si hacemos el caldo en casa, controlamos el tipo de saborizante que se le agrega (en este caso hierbas de olor) y la cantidad de sal y de grasa. Además, es una opción vegana y libre de gluten. Aunque consume un poco de tiempo preparar el caldo,, recomendamos hacer una olla grande y congelar en charola de hielitos. Los cubos de caldo los puedes pasar a un frasco de vidrio (para que no sepa mucho a congelador) y cada que requieran de un sazonador, sacan un par de cubos y listo.

Este caldo también se puede tomar sólo o como base para un risotto o una crema de hongos. En las próximas semanas haremos otra receta con los hongos que nos sobren de este caldo. Es extraordinariamente económico, sabroso, sano y versátil; una vez que lo preparen, nunca más recurrirán a los cubitos de caldo de pollo.

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

2018-05-25 02.57.12 1.jpg

1 1/2 TAZA DE MEZCLA DE HONGOS ROSTIZADOS (aproximadamente 400 grs de hongos frescos, las instrucciones para rostizar verduras las puedes encontrar en https://youtu.be/BfBmyhvngCs)

1 Litro de agua

1 cucharadita de sal

4 dientes de ajos rostizados

1/2 cucharadita de pimienta negra

1 cucharada de hierbas de olor (nosotras recomendamos salvia/tomillo/mejorana/laurel/perejil/epazote, lo que tengas en tu alacena)

1 taza de hongos secos (opcional)

2018-05-25-14-55-07.jpg

INSTRUCCIONES

1. Rostiza los hongos y ajos por 20 min a 200ºC, con un poquito de aceite de oliva, sal, pimienta y las hierbas que quieras usar en el caldo.

2. Ya que estén listos los hongos, transfiérelos a una olla con el litro de agua, la sal, pimienta, hierbas de olor y ajos. Y cuece a fuego bajo-mediano por 30-40 minutos. Entre más tiempo lo dejes, se evaporará más agua y se concentrará el sabor. Decide cómo te gusta.

3. A los 30 minutos, agrega los hongos secos, deja que hiervan por 5 minutos en el caldo y apaga el fuego.

4. destapa la olla, deja que se enfríe. Cuela el caldo y separa los hongos (los puedes usar para otras recetas). Puedes vaciar el caldo en charolas para hacer hielitos, congelar y luego pasar a bolsitas de plástico o frascos de vidrio y guardar en el congelador hasta que requieras el caldo.

¡Disfruten!

PLASTILINA HECHA EN CASA

La cocina no sólo nos ofrece los ingredientes para preparar recetas deliciosas, también podemos preparar juegos para los niños. Esta semana, en vez de una receta de alimentos, vamos a hacer plastilina. Es sencillísimo, se hace con ingredientes que todos tenemos en la alacena y sale mucho más barato que comprarla. Además, al hacerla en casa hay confianza en los ingredientes que se usan y se garantiza que no haya insumos extraños que puedan ser tóxicos.

Hacer cosas como plastilina en casa, e involucrar a los niños, es una oportunidad para pasar tiempo con ellos (especialmente cuando están en casa), alejarlos un rato de la pantalla, acercarlos a la cocina y dejar que ellos escojan colores. Esta receta es buenísima si los niños tienen amigos en casa, cada uno se puede ir con su botecito de plastilina. Otra opción es hacer la plastilina como actividad durante un cumpleaños. En fin, son muchas las opciones.

En esta receta usamos harina de trigo, sí estamos haciendo una excepción porque esta receta de plastilina es tan buena, que merece compartirse. Planeamos subir una receta libre de gluten en un par de semanas. Para la plastilina, recomendamos utilizar los ingredientes más económicos, es decir, no necesitamos sal rosa o aceite de pepita de uva, sal yodatada normal o cualquier aceite vegetal funciona. Esta receta rinde aproximadamente 2 tazas de plastilina. Nosotras recomendamos hacer porciones pequeñas, si deciden duplicar o triplicar la receta, divídanla en porciones pequeñas porque si no, se tarda mucho en secar durante el amasado (además, así pueden tener muchos colores distintos).

¡Disfruten mucho!

INGREDIENTES

20180222_134058.jpg

1 taza de harina de trigo

1 taza de agua hirviendo

1/2 taza de sal

1 cucharadita de cremor tártaro (ácido tartárico)

1+1/4 cucharadita de aceite vegetal

Colorante vegetal para alimentos (preferimos el colorante en gel, que el líquido, pero el que tengan o encuentren funciona bien)

Diamantina (opcional)

INSTRUCCIONES

1. Pon a hervir el agua.

2. En lo que se calienta el agua, en un recipiente mezcla el harina, la sal, el cremor tártaro y el aceite.

3. Ya que el agua esté hirviendo, mide una taza y agrégale el colorante (dependiendo del tipo e intensidad del color que quieras, la cantidad de gotas que vas a requerir).

4. Agrega el agua con colorante a la mezcla de harina y bate hasta que se integre bien. Mientras bates, se irá secando un poco la mezcla. 

5. Cuando ya se integre en una bola (media pegajosa todavía), agrega la diamantina (si vas a utilizar), la cantidad que los haga feliz y bate un poco más para integrarla.

6. Ya que tengas la bola de masa (aún pegajosa), viértela sobre una superficie plana espolvoreada con harina y empieza a amasar.

7. Amasa por 5-10 minutos hasta que ya no esté pegajosa (pero tampoco súper seca, porque ya no será plastilina).

8. Guarda en un recipiente con tapa y puede durar por meses.

¡A jugar!

 

Sopa cremosa de zanahoria y camote

Hay días en que lo único que se antoja es una sopa caliente al llegar a casa. Si agregamos las lluvias que hemos tenido últimamente en la Ciudad de México, comida que nos mantenga calientitos y nos reanime es esencial. Esta semana tenemos una receta de una sopa muy cremosa de zanahoria. Para espesarla usamos papa y camote y evitamos usar harina y/o lácteos. Es una sopa muy llenadora, económica, vegana, sin gluten y sencilla de hacer. Además, puedes utilizar las verduras disponibles en tu alacena. 

¡Esperamos que les gusten!

 

20180314_112928.jpg

INGREDIENTES

1 papa grande o 2 medianas (al vapor, no tires el agua)

1 Camote grande (al vapor o rostizados, si es al vapor, guarda el líquido)

4-6 Zanahorias (Rostizadas o al vapor, guarda el líquido)

1 1/2 Tazas del líquido de las verduras

2 Echalotes rostizados (o al vapor)

1 Cucharadita de sal (para empezar y agregar más según tu paladar)

1/8 Cucharadita de Jengibre (opcional)

1/8 Cucharadita de Cúrcuma (opcional)

1/8 Cucharadita de pimienta negra

INSTRUCCIONES

1. Si tienes tiempo, rostiza las verduras a 200ºC por 45 minutos, le va a dar un sabor muy especial. Si no, hierve todas las verduras y guarda una taza y media del caldo de las verduras.

2. Una vez que las verduras estén listas, pela el camote (si quieres también la papa, nosotras nunca pelamos la zanahoria o papa, pero depende del gusto de cada quien). Corta la verdura en cubos grandes y ponlas en la licuadora (incluye el echalote, también hervido o rostizado), agrega la sal, pimienta, y el jengibre y cúrcuma si quieres experimentar con sabores distintos. Vierte una taza del caldo en la licuadora y mezcla hasta que tengas una mezcla cremosa. Unos 3-5 minutos a velocidad mediana.

3. Pasa la mezcla a la estufa a fuego medio. Ve agregando más líquido, hasta que llegue al espesor deseado. Rectifica la sal, deja que dé un hervor y está lista para servir.

4. Cuando sirvas la sopa, en cada plato puedes agregar un chorrito de aceite de oliva o cucharada de crema o yoghurt. Le da un toque especial.

¡Disfruten!

 

POSTRE DE MORAS Y LECHADA DE SOYA

EL POSTRE ES PARTE BÁSICO DE NUESTRA  ALIMENTACIÓN, SI BIEN ES IMPORTANTE NO EXCEDERNOS, ES DIFÍCIL IMAGINAR UNA SITUACIÓN SOCIAL O CELEBRACIÓN QUE NO VAYA DE LA MANO CON ALGÚN TIPO DE POSTRE. CUANDO TENEMOS RESTRICCIONES ALIMENTICIAS ES DIFÍCIL ENCONTRAR POSTRES QUE NO TENGAN AZÚCAR O LÁCTEOS O GLUTEN. ESTA VEZ LES TRAEMOS UN POSTRE QUE CUMPLE CON TODOS ESTOS REQUISITOS, AL IGUAL QUE EN EL CASO DE LA GRANOLA, VAMOS A UTILIZAR DÁTILES PARA ENDULZAR EL POSTRE, en vez de lácteos usamos lechada de soya (aunque puede ser de cualquier otra nuez/grano) y fruta fresca. Es un postre alto en fibra y nutrientes y sin azúcar refinada. Además, se puede preparar con anticipación, perfecto para una cena. Si usas lechada de soya (que es la más económica) este postre sale en aproximadamente 170 pesos mexicanos (9 USD) para 4 a 6 personas. ¡Es nutritivo y económico!

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

20180314_122739.jpg

para la fruta:

2 tazas de moras (fresas, frambuesas, blueberries), si están congeladas, mejor.

1/2 taza de dátiles sin huesos remojados en agua tibia

Rayadura de media naranja

Para la lechada de soya

1 taza de lechada vegetal

1/2 taza de aceite vegetal (pepita de uva o aguacate)

2 cucharaditas de levadura nutricional

Jugo de 1/2 limón

1/8 cucharadita de sal molida

1/4 cucharadita de romero seco picado finamente

1 Pizca de pimienta negra molida

INSTRUCCIONES

20180314_130344.jpg

1. Empieza con la mezcla de lechada de soya. En una licuadora vierte la lechada, pimienta, sal, romero, levadura nutricional y el jugo de limón. Dale una mezclada y déjalo en lo más bajo de la licuadora. 

2. quita la parte central de la tapa de la licuadora, y con ella aún en marcha, vierte el aceite de forma muy despacio y con el chorro más delgado que puedas.

3. sigue mezclando hasta que espese, como por 10 minutos. Puedes ir haciendo pulsaciones de 13-30 segundos ya que hayas vertido el aceite para evitar que se queme el motor de la licuadora.

4. Una vez que haya espesado (tipo mayonesa casera) pasa a un envase separado y refrigera tapado por al menos 2 horas.

5. En cuanto termines con la mezcla de soya, pon a remojar los dátiles en 3/4 taza de agua caliente. Si quieres agregar un poco más de sabor, puedes agregar el jugo de media naranja. Deja los dátiles remojando por mínimo 2 horas.

6. Cuando ya esté fría la mezcla de soya, prepara el postre con la fruta.

7. Licúa las moras con los dátiles escurridos (pero guarda el líquido). Si está muy espesa la mezcla, ve agregando el líquido de los dátiles de cucharada en cucharada, hasta que llegue a una consistencia de nieve suave. Si no estás usando fruta congelada, sólo asegúrate que no quede muy aguada la salsa.

8. Ya que esté la fruta, en una vasija o vasos individuales, ve poniendo una capa de la mezcla de lechada de soya y una de la salsa de fruta. Cuando hayas terminado, espolvorea una pizca de la rayadura de naranja sobre el postre. ¡A comer!

9. Si no lo vas a servir inmediatamente, guarda el postre en el refrigerador hasta que se vaya a comer.

 

 

Tacos de papa, frijoles, champiñones y jamaica

Para cocinar vegano, no necesitamos comprar ingredientes especiales o esotéricos, con ingredientes que tenemos en casa y un poco de creatividad podemos hacer comidas sanas y económicas. Esta receta es prueba de ello, usamos papas, champiñones y frijoles para hacer un relleno  para taco y un aderezo de Jamaica. Fresco, saludable, sin gluten, sencillo, vegano  y rápido.

Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

Relleno

2 papas

1/2 Cebolla en rodajas

1/2 kg de champiñon

1 1/2 taza de frijol cocido

1 cucharadita de sal

ADEREZO

1/4 taza de aceite de oliva

1 chile serrano picado

2 cucharadas de cilantro y perejil picado

2 cucharadas de extracto de jamaica

1/2 cucharadita de sal

iNSTRUCCIONES

1. En un sartén pon a cocinar la cebolla para que comience a caramelizarse. 

2. Después de tres minutos agrega la papa en cubitos, agrega la sal y tapa el sartén.

3. Después de 10 minutos agrega el champiñón y vuelve a tapar por 5 minutos.

4.  Después de los 5  minutos, agrega el frijol, mezcla todo , vuélvelo a tapar por otros 5 minutos o hasta que la papa esté suavecita.

5. Mientras se cocina el guisado, mezcla en un recipiente el aceite, la Jamaica, el chile, el cilantro, perejil y la sal.

6. Ya que esté el guisado, ponlo en una tortilla con, un poco del  aderezo y si tienes un poco  de aguacate...

GRANOLA

Todos queremos comer más sano, pero muchas veces lo que parece sano no lo es tanto. Eso nos pasa con la granola. Aunque sus ingredientes nos hacen bien, mucha de la granola comercial tiene mucha azúcar añadida o grasas. Por eso, a nosotras nos encanta hacerla en casa. No toma mas de una hora prepararla y podemos controlar la cantidad de azúcar u otros ingredientes que se le agrega. 

Esta receta es ideal para hacer con niños. Ellos pueden escoger los ingredientes y mezclarlos y el adulto se encarga de la horneada. Súper fácil, nutritivo y rápido. En esta receta sugerimos las cantidades y los ingredientes, sin embargo, pueden variar las cantidades o ingredientes si prefieren. Por ejemplo, pueden agregar otras frutas secas (chabacano, coco,  u otros granos como linaza, amaranto, quinoa inflada o salvados. En las instrucciones les indicamos en qué momento hay que integrar estos ingredientes. Y si tienen dudas, díganos y felizmente las respondemos. 

Nosotros generalmente hacemos esta receta sin endulzante adicional, sólo con el jugo y los frutos secos, pero algunas personas están acostumbradas a desayunos dulces y la transición puede ser difícil. Si necesitas un poco más de dulce, en la receta te explicamos cómo endulzar la granola con dátiles molidos. Una forma más sana de endulzar. 

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

20170330_121859.jpg

3 tazas de avena en hojuelas
½ taza de nueces
½ taza de semillas de girasol
½ taza de pepitas de calabaza
½ taza de pasitas
½ taza de arándanos
½ taza de jugo de piña, manzana o naranja.
1 cucharada de aceite de uva/aguacate
1 cucharadita de cardamomo o canela
4-5 Dátiles sin hueso (opcional) 

INSTRUCCIONES

1. Prende tu horno a 180ºC y deja que se caliente en lo que haces la granola.

2. Si quieres agregar un endulzante natural, remoja los dátiles en 1 taza de agua hirviendo y déjalas media hora en un recipiente tapado (o déjalas toda la noche). Licúa los dátiles con el jugo, la canela o cardamomo (o los dos), el aceite y 1/4 del líquido en que remojaste los dátiles. 

3. Si no vas a usar los dátiles, en una taza mezcla el jugo, el aceite y el cardamomo o canela (o los dos).

4. En un recipiente hondo, vierte la avena, las semillas y las nueces y mezcla. Dependiendo de tus necesidades y lo que hay en la alacena, puedes también agregar linaza.

5.. Agrega los dátiles licuados/jugo  a la mezcla de avena y nueces hasta que se vea que las hojuelas de avena y nueces han sido cubiertas/absorbido el líquido.

6. extiende la mezcla en una charola para hornear y métela al horno por 30 a 35 minutos. Hasta que quede seca y crujiente. Nosotros recomendamos sacar la granola cada 10 minutos para darle una mezclada y regresarlo al horno. De esta manera evitas que haya partes más cocidas que otras. **Si usaste la mezcla de dátiles, puede que tarde un poquito más en estar, no pasa nada.

7. Una vez que esté la granola, agrega la fruta seca. Si agregas la fruta antes de hornear la granola, las pasas o arándanos (o cualquier otra fruta que se te antoje) se van a quemar. También, si usas nueces/almendras fileteadas, agrégalas en este paso, si no también se queman. En este paso puedes agregar otros ingredients como amaranto, salvado, semillas de chia.

8. Deja que la granola se enfríe y guárdala en un recipiente con tapa. 

HELADO DE MORAS Y PLÁTANO

Ya estamos en plena temporada de calor y se nos antojan postres frescos, que no nos tengan horas en la cocina., pero que tampoco estén llenos de azúcar y grasas. Aquí una solución. Esta receta de helado se hace en unos minutos, con sólo tres ingredientes, no necesitas de mucha habilidad en la cocina, ni mucho equipamiento, con una licuadora tienes.

20170330_130137.jpg

El secreto de esta receta es usar todas las frutas congelada para que te produzca un helado suave y no un smoothie cuando termines de licuarlas. Esta receta no lleva azúcar y se puede transformar en un postre vegano si se sustituye el yoghurt por leche de coco o alguna lechada. La textura cremosa viene del plátano, no del yoghurt, por eso funciona sin él.

Esperamos sus comentarios y sugerencias.

¡Disfruten!

INGREDIENTES

1 Plátano maduro congelado (entre más maduro mejor)

1 taza de moras congeladas

2 cucharadas de yoghurt griego/leche de coco

instrucciones

1. Rebana el plátano y mételo al congelador por un par de horas en un plato/charolita, si se puede toda la noche, mejor.

2. En un procesador de alimentos o licuadora, pon el plátano congelado, las moras y el yoghurt. Mezcla por unos cinco minutos hasta que todo se integre. y quede de color y textura uniforme. Si sientes que está muy denso, puedes agregar un poco más del yoghurt.

3. Si no se derritió demasiado, se puede comer inmediatamente. Si está más suave de lo deseado, mételo al congelador por 1-2 horas antes de servir.

4. Rinde aproximadamente 2 tazas.

Ensalada de champiñones y jícama

Ya es temporada de calor y se nos antojan puras cosas frescas y fáciles de preparar. Si no necesitamos prender la estufa, mejor. Esta vez les traemos una receta perfecta para este clima, fresca, muy saludable, vegana y sencillísima de preparar. Esta ensalada es llenadora y rinde muchísimo. Se puede comer como platillo principal, como acompañante o como botana. Yo la preparé para una noche de amigas y fue un éxito. Entre plática y plática picábamos la ensalada y fuimos todas muy felices.

Es una ensalada rica en vitamina c, fibra, en minerales por los champiñones y también el complejo b. La jícama nos llena (por su contenido de fibra), pero también hidrata y es muy baja en calorías. Si picas todo súper finito funciona muy bien como botana. La clave de esta receta es prepararla un par de horas antes de que se vaya a servir para que los champiñones y jícama absorban el aderezo y se integren los sabores de todos los ingredientes. 

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

20170330_124520.jpg

3 tazas de champigñon fileteado

1 taza de jitomate picado en cubos finos

1 aguacate picado en cubos

½ taza de cilantro y perejil (se puede agregar otra hierba fresca como hinojo o hierbabuena)

¼ taza de cebolla morada picada finamente (si no les gusta la cebolla pueden sustituir con apio, echalotes, bulbo de hinojo.

3 cucharadas de aceite de oliva extravirgen

jugo de 1 naranja mediana (aproximadamente un tercio de taza)

jugo de 1 limón

Sal y pimienta al gusto

1 chile serrano picado finamente sin semilla (opcional, no nos encanta lo picoso, pero si a ustedes sí, pueden agregarle más)

 

INSTRUCCIONES

1. Limpia los champiñones con un paño húmedo y rebánalos tan finos como te guste.. OJO no los remojes porque absorben el líquido. Si están muy sucios, puedes pelar la capita superior y rebanar la parte inferior del tallo que, por lo general, es donde hay más tierrita. También puedes comprarlos ya rebanados.

2. Pela la jícama y córtala en cubitos. Pica en cubitos el jitomate, la cebolla y aguacate.

3. En un recipiente grande vierte los champiñones y toda la verdura. Agrega las hierbas de olor, el aceite y el jugo de limón y naranja. Sazona con la sal (empieza con media cucharadita de sal molida y si sientes que necesita más, agrega de cuarto de cucharadita en cuarto de cucharadita hasta que te guste el nivel de sal) y la pimienta (aproximadamente un cuarto de cucharadita).

4. Mezcla todo hasta que las verduras estén cubiertas del aderezo y estés satisfecho con el nivel de sal y pimienta. También, si te gusta más ácido, puedes agregar un poco más de limón/naranja. 

5. Guárdalo en el refrigerador por al menos 2 horas antes de servir. Lo puedes servir con tostadas y un poquito de salsa valentina o como acompañamiento, también como entrada o como botana.

Coman, compartan y comenten

¡Disfruten!

COL AGRIA (SAUERKRAUT)

Cada vez tenemos más información sobre la importancia de la flora intestinal en nuestra salud. Todos andamos viendo cómo incorporar más probióticos en nuestra alimentación. La forma más sencilla es mediante yoghurt o suplementos, pero no siempre es posible si somos veganos, intolerantes a la lactosa o por el precio de los suplementos. Hay una manera económica y sencilla de incorporar los probióticos en nuestras dietas y es a través de los fermentados, que hemos comido desde hace miles de años. Comidas como el kimchi, la col agria, los pepinillos, si son fermentados (y no acidificados mediante el uso de vinagres) son fuentes extraordinariamente nutritivas, deliciosas y económicas de probióticos. 

En esta receta les enseñamos cómo hacer col agria (o sauerkraut) de manera natural (es decir sin utilizar vinagre). Siempre que se va a iniciar en la aventura de los fermentados, se recomienda comenzar con la col, porque el proceso es muy sencillo y rara vez falla. Además, es deliciosa, y se puede agregar fácilmente a la ensalada, al arroz, a taquitos, como acompañante de guisados. Es una manera de comer sanamente sin sentir que se está incorporando ingredientes ajenos/extraños a nuestra dieta. 

Esperamos que les guste y, como siempre, compártanos sus comentarios, dudas, sugerencias. a nosotras nos encanta recibirlas ¡Provecho!

INGREDIENTES

20180308_130034.jpg

1 col (de aproximadamente 800-900 gr)

10 gr de sal (sin yodatar) por cada 425 gr de col (10 gr son aproximadamente 2 cucharaditas)

1 frasco de vidrio de aproximadamente 1 lt

Agua filtrada (sólo si se necesita)

instrucciones

1. Retira las hojas exteriores de la col (las maltratadas, sucias y con polvo)

2. Corta la col en cuatro y retira el tallo. Rebana la col tan fino como puedas.

3. Conforme vayas rebanando la col, ve la poniendo en un recipiente limpio y le espolvoreas un poco de la sal hasta terminar.

4. Masajea la col por aproximadamente 10 minutos, hasta que empieza a soltar líquido.

5. Una vez que ya empezó a soltar líquido, transfiere la mezcla a un frasco limpio. Yo uso frascos de boca ancha porque es más sencillo rellenarlos, pero cualquier frasco limpio funciona.

6. Con un machacador de papas, espátula o cucharón compacta la col dentro del frasco hasta que se llene. Asegúrate de dejar al menos 3 cms entre la col y la boca del frasco, para tener espacio para que la col se expanda. 

7. Al compactar la col, ésta seguirá soltando líquido. Una vez que el líquido cubra la col, tapa el frasco y guárdalo en un lugar oscuro y templado. 

8. Deja que comience la fermentación. A las 24 horas deberás poder ver ya las burbujitas que suben por los lados del frasco, esto significa que la col ha comenzado a fermentar.

9. Si ves que el líquido no cubre la col, puedes volver a compactar. Yo lo hago diario, pero también puedes agregar unas cucharaditas salmuera (4 tazas de agua + 1 cucharada de sal marina, pero no uses las cuatro tazas, sólo un par de de cucharadas hasta cubrir la col) o el líquido de una col agria que hayas hecho anteriormente (lo que siempre hago).

10. A partir del cuarto día, la col debe estar ya agria. A partir de este día, el tiempo que dejes la agria va depender de tu preferencia personal. A nosotras nos gusta esperar hasta que la sal se haya integrado bien a la col, aproximadamente 7 días mínimo. Cuando la col esté a tu gusto, pásala al refrigerador para cortar el proceso. Si tienes un sótano fresco, también la puedes almacenar ahí. Nosotras la dejamos 15 días fuera y creo que fue el tiempo ideal.

11. Advertencia: una vez que pases la col al refrigerador, se va a seguir agriando y ablandando. Entonces ten esto en cuenta para decidir en qué momento cortar el proceso.

12. La col se puede consumir cruda o cocinada. Dependerá del gusto de cada quién.

¡Disfruten!

PESTO DE ACELGAS

Ahora que es temporada de calor, siempre andamos en la búsqueda de platillos que nos ahorren tiempo frente a la estufa. Para ello, el pesto es perfecto. No necesita pasar por el fuego, se prepara en un instante y se puede utilizar en una multitud de platillos, desde la pasta tradicional, sandwiches, "pasta" de calabacitas, para guisados con pollo o pescado blanco. Hasta como botana.

Nosotros hemos sustituido la albahaca por acelga, un poco más nutritivo, mucho más barato y fácil de conseguir. Le hemos agregado hierbabuena y perejil para darle frescura y también nueces en vez de piñones (para hacerlo mucho más barato). Todos estos ingredientes los tenemos en casa y si no, son versátiles y podemos utilizarlos para más de un platillo.

El resultado es un pesto ligero y muy fresco. ¡Esperamos que les guste tanto a ustedes como a nosotros!

INGREDIENTES

2 tazas de acelgas 

1/2 taza de hojas de hierbabuena

1/3 taza de hojas de perejil

2-3 dientes de ajo (asados o rostizados para menos intensidad)

1/3 taza de nuez de castilla (tostados para un sabor menos intenso)

1/2-2/3 taza de aceite de oliva (dependiendo de qué tan espeso te gusta el pesto)

150 gr de queso parmesano (en trozos)

INSTRUCCIONES

1. lava y desinfecta las acelgas y hierbas. No vamos a poner nada al fuego, por lo que es importante verificar que lo que comas esté desinfectado. Y deja que se sequen un poco.

2. Corta la acelga en pedazos pequeños y quita los tallos de las hierbas.

3. Si vas a tostar el ajo y/o las nueces, ponlos en un comal/sartén a fuego medio por unos minutos. No te distraigas si estás tostando las nueces, porque en un segundo pasan de tostadas a quemadas (lo decimos por experiencia ). Puedes usar nuez o almendras o hasta nueces de la india si prefieres.

4. Agrega la acelga, hierbas, ajo, nueces y aceite en una licuadora/procesador de alimentos y muele hasta que todo esté integrado y molido finamente. Si eres vegano y no vas a agregar el queso, puedes agregar unas 10 nueces de la india y una cucharadita de sal. Mezcla.

5. Si no eres vegano, agrega el queso parmesano y muele hasta que no sea visible. Si te gusta una consistencia espesa, usa sólo 1/2 taza de aceite, si no, agrega todo y hasta un chorrito más hasta llegar a tu consistencia ideal. Prueba de sal. Si el parmesano no era muy salado, agrega 1/2 cucharadita y da una última molida.

6. Vierte en un recipiente con tapadera y lo puedes utilizar con pasta, para sandwiches, sobre pescado. Lo puedes utilizar como cualquier otro pesto. Si no lo vas a utilizar inmediatamente puedes congelarlo o cubrir la parte expuesta con aceite de oliva para que no se oxide. El pesto dura alrededor de 1 semana refrigerado.

¡Disfruten!

 

COLIFLOR CON SALSA VALENTINA (ALITAS FALSAS)

Hay días en que morimos por algo picoso, pero no queremos todas las calorías que trae la comida chatarra, ni todas las grasas malas. Para esos días o cuando necesitamos botanas un poco más saludables, esta receta es perfecta. Usamos una salsa perfecta para alitas de pollo, pero la usamos para hornear floretes de coliflor.

Si no te encanta la coliflor, no te apures porque el sabor se diluye muchísimo y lo que más domina es la salsa picante y lo dulzón de la miel de maple. A nosotras nos encanta dejar marinar la coliflor un par de horas (o toda la noche) antes de hornear y preparar un poco extra para que se pueda agregar una vez que la coliflor haya salido del horno.

Por último, es muy sencillo ajustar la salsa. Si te gusta muy picosa, agrega más salsa picante, si la prefieres más dulce, agrega más miel de maple. La receta que presentamos no es muy picosa, pensada más bien para un público en general.

¡Esperamos que les guste tanto como a nosotros!

Ingredientes

1 cabeza mediana de coliflor (separada en floretes)

3 Cucharadas de miel de maple

3 Cucharadas de aceite de aguacate

6 Cucharadas de salsa Valentina (o la salsa roja de preferencia)

1 Cucharadita de sal

1/2 Cucharadita de pimienta molida

Instrucciones

1. Separa la coliflor en floretes (con la mano o con un cuchillo).

2. Si no tienes tiempo para marinar la coliflor, precalienta el horno a 200ºC. Si sí vas a marinar, prende el horno 15-30 minutos antes de que vayas a hornear la coliflor.

3. Prepara una charola de hornear con papel estraza (o lo que utilices para cubrirlas, como un tapete de silicón, papel aluminio, etc). Recomendamos mucho el papel porque la salsa se va a caramelizar en el horno y es una lata lavar la charola después.

4. En un recipiente grande mezcla la salsa picante (nosotros amamos la Valentina, pero cada quién tiene su favorita), la miel de maple, el aceite, la sal y la pimienta. Integra muy bien.

5. Agrega la coliflor al recipiente y cúbrela bien con la salsa (nosotros usamos las manos, pero una cuchara sirve muy bien). Si tienes tiempo, deja marinar la coliflor en la salsa por 1-2 horas (o hasta toda la noche si se puede).

6. Vierte la coliflor en la charola y al horno. Hornea por 20 minutos (mezcla a los 10 minutos y a los 20) y luego sube la temperatura a 225ºC y deja la coliflor otros 10 a 15 minutos dependiendo de qué tan dorada quieres la coliflor.

¡Disfruta!

SMOOTHIE DE CANELA Y NUEZ DE LA INDIA

Para esos días en que dan las 5 de la tarde, mueres de antojo, pero sabes que faltan un par de horas para la cena (y terminar todo el trabajo) les compartimos una receta de smoothie, vegano, sin azúcar. Te va a dar energía, refrescarte sin llenarte demasiado o darte pesadez. Es también perfecto para tomarlo de desayuno, especialmente para aquéllos que no nos gusta desayunar mucho temprano por la mañana.

Es muy rápido, se puede llevar a la oficina o preparar para los niños si andan con hambre, pero no quieren darles algo lleno de azúcar y otros ingredientes misteriosos. Hasta sirve para engañar paladares. No van a extrañar ni la leche ni la fritura de la tiendita.

¡Esperamos que les guste!

INGREDIENTES

1 taza de leche de almendra (o de avena, de arroz y si toman lácteos, leche de vaca)

1/2 taza de avena remojada (déjala remojar un par de horas y enjuágala antes de utilizar)

1/3 taza de nueces de la india (remojadas)

1/3 taza de pasitas (Remojadas, les quita lo dulce, guarda el líquido si quieres tu smoothie un poquito más dulce y agrega 1/3 taza al smoothie)

1/2 cucharadita de canela molida (más si te encanta el sabor)

1/4 cucharadita de cardamomo en polvo (más si te gusta mucho el sabor)

1/2 cucharadita de vainilla

INSTRUCCIONES

1. Deja remojando por un par de horas (si se puede toda la noche) la avena, las nueces y las pasitas.

2. Cuela la mezcla de avena y nueces y agrégalas a la licuadora junto con la leche, especias, vainilla y pasitas. Si te gustan las cosas frías, agrega unos cuantos hielo.

3. Licúa por unos cuantos minutos hasta que todo quede integrado y sírvelo. Puedes espolvorear un poco de canela o cardamomo si todavía necesitas más especias.

¡Disfruta!

 

quiche de espinacas (sin la pasta/masa)

Hay días en que tenemos invitados o queremos preparar lunch para toda la semana, pero pocas ganas de pasar horas en la cocina, ni queremos ir a conseguir miles de ingredientes exóticos o que no vamos a usar más que para una receta. Para esas ocasiones tenemos esta receta deliciosa de quiche de espinacas. Bueno, ya siendo honestos, únicamente vamos a hacer el relleno del quiche. No todo mundo se siente cómodo haciendo masas, entonces nos vamos a saltar ese paso, vamos a hornear el puro relleno y ni quién extrañe la parte panosa (además, muchas veces se remoja y después de un par de días se hace un revoltijo).

Ya sin la masa, la preparación del quiche se hace en 5-10 minutos. Lo más tardado es cocer al vapor las espinacas y dejarlas enfriar unos minutos. Es una forma muy sencilla de incluir verduras (se puede sustituir la espinaca por hongos, flor de calabaza, elote, rajas, calabacitas). Además, es una receta muy lucidora, perfecta para servir en reuniones; la puedes preparar un día antes de una reunión, porque sabe deliciosa fría. Otra opción es hornear en moldes individuales (pero hay que reducir el tiempo de horneado, empieza a revisar a partir de los 20-25 minutos),

Esperamos que les encante esta receta tanto como nos gusta a nosotras. ¡Gracias por leernos!

INGREDIENTES

1 1/2 Tazas de espinacas al vapor (y exprimidas), aproximadamente 2-3 manojos.

4 huevos

3/4 taza de requesón (ricotta)

1/2 Taza queso feta

1/2 Taza crema fresca

1/2 taza leche

2 Cucharaditas de sal

1/2 Cucharadita de pimienta negra

1/2 Cucharadita de nuez moscada

1 Cucharadita de mantequilla de sal

INSTRUCCIONES

1. Precalienta el horno a 175ºC. Prepara un molde de hornear (9" de diámetro aprox.) cubriéndolo con una capa muy delgada de mantequilla.

2. Pon a cocer al vapor las espinacas. Cuando estén listas (que se vean de un color verde brillante), déjalas enfriar unos minutos. 

3. Mientras se enfrían las espinacas y se calienta el horno, prepara la mezcla de huevo y crema.

4. En un bowl bate los huevos y agrega la crema, la leche, los quesos, la sal, pimienta y la nuez moscada. Mezcla hasta que todo quede bien integrado. Van a quedar unos grumitos del queso, no pasa nada, es parte de la receta.

5. "exprime" las espinacas y asegúrate de tratar de sacarles todo el líquido posible. Si quieres, puedes picarlas ya que estén exprimidas. 

6. Distribuye las espinacas en el molde preparado. Vierte encima de ellas la mezcla de crema y huevo.

7. Hornea por 40 min. Sabes que está listo porque si introduces en la mezcla un palillo o cuchillo, sale limpio. Si cuando lo retirar todavía tiene parte de la mezcla pegada, deja que siga horneándose pero checa cada 5 minutos.

8. Espera 10 minutos antes de servirlo.

¡DISFRUTA!

EJOTES ALMENDRADOS

Uno de los problemas de tratar de incluir más verduras en nuestra rutina es no aburrirnos cocinándolas de la misma manera siempre. Por eso hoy les presentamos una forma sencilla de preparar ejotes. Para esta receta vamos a usar almendras y queso parmesano.

Los ejotes no son verduras muy populares, pero creemos que parte es porque los dejan cocinar por demasiado tiempo, hasta que quedan demasiado aguados y con un sabor muy, muy intenso. Si se cocinan al vapor por poco tiempo, a que queden todavía crujientes, se intensifica su dulzura.

¡Esperamos que les gusten!

INGREDIENTES

400 GR DE EJOTES (REBANADOS FINITO A LO LARGO)

1 CUCHARADA DE GHEE/ACEITE VEGETAL FAVORITO

1-2 DIENTES DE AJO

1/4 TAZA ALMENDRAS FILETEADAS

1/4 TAZA QUESO PARMESANO (SI ERES VEGANO, NO INCLUYAS)

INSTRUCCIONES

1. Cuece al vapor los ejotes, por 5 a 10 minutos, dependiendo de qué tan crujientes los quieras. Una buena forma de saber es quitarlos/escurrirlos al momento de que se vuelven verde brillante. Déjalos escurrir por unos minutos.

2. En un sartén, calienta el ghee/aceite y agrega el ajo. Si te gusta tostado, deja a que cambie de color, si no, en cuanto comience a transparentarse agrega los ejotes y déjalos que se mezclen con el ajo por 1-2 minutos.

3. Agrega la almendra y el queso y déjalos que se integren por otro minuto o dos. Si eres vegano y no vas a usar el queso, agrega aquí una cucharadita de sal y un par de pizcas de pimienta.

4. Retira del fuego, emplata y ¡disfruta!

Alubias con jitomate (y zanahorias escondidas)

De vez en cuando, necesitamos algo llenador, que nos satisfaga pero sin sabores pesados. Esta receta es perfecta para esas ocasiones. Por lo general, comemos alubias al estilo español, muy ricas, pero un poco pesadas. 

Esta vez le quitamos todas las carnes e ingredientes grasosos y el resultado es un platillo muy sencillo (bastante rápido) y con sabores delicados. Se puede comer frío o caliente y es perfecto para llevar de almuerzo a la oficina.

La salsa de jitomate se puede usar para pastas u otros platillos, se espesa con zanahoria, que pasa desapercibida. Ideal para veganos (que no quieren espesar con queso parmesano). Es también una receta muy económica.

¡Esperamos que lo intenten! ¡Disfruten!

INGREDIENTES

2 tazas de alubias (pueden ser hechas en casa o de lata/frasco)

2 Tazas de jitomate machacado (sin condimentar)

2-3 zanahorias rayadas (en el rayado más fino)

2 dientes de ajo picados finamente (si no les gusta el ajo usen sólo 1)

1/2 taza de queso feta

1/4 de taza de albahaca fresca picada

2 cucharadas de aceite de oliva

1 1/2 cucharadita de sal

1/2 cucharadita de pimienta

INSTRUCCIONES

1. En una olla mediana vierte el aceite de oliva y caliéntalo a fuego medio.

2. Agrega el ajo picado y en cuanto empiece a soltar su olor, agrega la zanahoria y deja que se cocine por unos 5 minutos, mezclando para evitar que se tueste mucho el ajo.

3. Agrega el jitomate machacado, la sal y la pimienta. deja que se integre con la zanahoria durante otros 5 minutos.

4. Agrega las alubias, mézclalas con el jitomate, Rectifica la sal (que no quede muy salado si vas a agregar queso) tapa la olla y termina de cocinar por 5-7 minutos.

5. Una vez que pasen los 7 minutos, añade la albahaca y retira la olla del fuego. Vuelve a tapar y prepara el emplatado. 

6. en un plato sopero, sirve las alubias, espolvorea el queso feta (si eres vegano, sáltate este paso) y agrégale un chorrito de aceite de oliva. Si le falta un poquito de acidez, también le puedes agregar un poquito de limón. 

¡A practicar!

SPAGHETTI DE CALABACITA CON SALSA DE JITOMATE

Ya llegamos a febrero y es momento de ver qué tan bien vamos con esas resoluciones de año nuevo. Seguramente comimos un tamal de más en los últimos días, por eso hoy subimos esta receta de spaghetti de calabacita. 

La calabacita es una verdura muy llenadora, pero baja en calorías. Además, es una fuente de vitamina c (por lo que no hay que cocinarla mucho), potasio y carotenos (en las calabacitas amarillas). La salsa que hicimos no se tiene que cocinar mucho para que espese y puede servir de base para muchos otros platillos. La usaremos en más platillos en el futuro, así que guárdenla muy bien.

INGREDIENTES

PARA LAS CALABACITAS

6 calabacitas cortadas en espiral o rayadas con pelapapas o mandolina a lo largo (tiren las semillas)

4 cucharaditas de ghee/aceite 

2 dientes de ajo finamente picado (1 diente si no les encanta)

1 cucharadita de sal

1/4 cucharadita de pimienta

PARA LA SALSA DE JITOMATE

5 jitomates medianos cortados en cuatro

1/4 de cebolla picada

1-2 dientes de ajo picado

1/2 taza de jitomate deshidratado

2-3 cucharaditas de aceite de oliva o aguacate

1 pizca de orégano o hierba de olor de preferencia

1/3 taza de queso parmesano (opcional, omite si eres vegano/paleo)

instrucciones

 

1. En una olla mediana con fuego mediano calienta el aceite y agrega la cebolla y el ajo.

2. En cuanto estén transparentes (van a soltar el aroma) agrega los jitomates, la sal y pimienta y deja que los jitomates se cuezan tapados por 5 minutos, removiendo cada 2 minutos para evitar que se quemen. 

3. Mientras se cuecen los jitomates, prepara las calabacitas. En un sartén, calienta el ghee y sofríe los dos dientes de ajo. En cuanto suelten aroma, agrega las calabacitas y la sal y fríe (mezclando) por 5-7 minutos hasta que tengan una textura al dente. Remueve de la estufa y termina la salsa.

4. Agrega los jitomates deshidratados y las hierbas de olor. Vuelve a tapar por otros 5 minutos. Y remueve del fuego.

5. Licúa los jitomates. Si estás usando parmesano, licúalos con él. Rectifica la sal y pimienta y estás listo para servirla encima de las calabacitas.

¡Disfruten!

 

MUFFINS DE PLÁTANO Y CREMA DE CACAHUATE

Después de una semana un poco ruda, creemos que todos necesitamos algo dulce para levantarnos el ánimo. Encontramos esta opción, no sólo es dulce (gracias al plátano y crema de cacahuate comercial), sino que también te nutre. Además, puedes preparar los muffins en menos de 30 minutos, algo importante para las personas impacientes, eso incluye niños y adultos. 

¡Esperamos que les guste!

ingredientes

2 plátanos maduros

1 taza de crema de cacahuate

2 huevos

1.5 cucharadas de vainilla

1/2 Cucharadita de bicarbonato

3/4 Taza de chispas de chocolate/pasas/nueces

Instrucciones

1. Precalienta el horno a 200ºC.

2. En un recipiente mediano machaca los plátanos. Una vez que estén semilíquidos, agrega la crema de cacahuate y huevos y mezcla hasta que estén bien integrados.

3. Agrega el bicarbonato y vainilla e integra muy bien.

4. Si vas a agregar chocolate o pasas, intégralas ya al final y asegúrate que queden bien mezcladas con la masa.

5. En un molde para muffins pequeños (la receta rinde para 18), llena cada uno 3/4 partes con la masa.

6. Hornea por 8-10 minutos. Sabes que los muffins están listos cuando entierras un palillo y sale sin masa. Retira del horno y deja enfriar 10-15 minutos antes de desmoldar.

7. NOTA FINAL: Si tu molde para muffins tiene anti-adherente, se puede verter la mesa directamente. Si ya está viejito o dañado, usa los papeles para muffins.

¡Disfruten mucho!

 

HOTCAKES DE ALMENDRA, DELICIA PURA 

Para seguir con el tema de enero, recetas un poquito más sanas, pero que aún nos satisfacen y generan felicidad. Esta semana estamos probando un sustituto para los hotcakes tradicionales, en vez de harina de trigo, usamos harina de almendra. Cambia el sabor a algo un poco más dulce y no tan aburrido que la receta tradicional. Se pueden consumir igual que los hotcakes de trigo: con fruta, miel de maple, cajeta, mantequilla, etc.

Esperamos que les guste muchísimo y, como siempre, compártanos sus comentarios y preguntas. 

Ingredientes

1 Taza Harina de almendra                                                                                                          (entre más fino el molido, mejor)

4 Huevos

1/2 Taza Agua (se puede sustituir por agua mineral para que sean más esponjositos)

1/4 Taza Aceite de aguacate (puede ser de pepita de uva o cualquier aceite vegetal que tengas en casa).

1/2 Cucharadita Bicarbonato de sodio

1 Cucharada de Azúcar de coco (pueden usar azúcar morena o no agregar ningún endulzante)

1/2 Cucharadita de Vainilla (pueden agregar un poquito más o sustituirlo por esencia de almendras para intensificar el sabor)

INSTRUCCIONES

1. Mezclar en un recipiente todos los ingredientes hasta que estén todos  bien integrados en una masa homogénea.

2. Deja reposar la masa por un mínimo de 15-20 minutos antes de cocinarlos.

3. Calienta un sartén a fuego medio. Como la receta ya tiene aceite y al calentar la almendra también suelta grasa, si tienes un sartén en el que no se pegan mucho los guisados, no necesitan engrasar el sartén. Si es muy viejo pueden agregar un poquito del aceite que usaron para la masa.

4. vierte una cucharada sopera (bien servida) de la masa en el sartén y deja que se cueza por 2-3 minutos hasta que solito se despegue. Voltea y deja otros 2-3 minutos. La masa se extiende conforme se va cocinando, para que lo tomen en cuenta al momento de decidir cuánta masa verter.

5. ¡Y listo! Acompañen con la fruta, mieles o ingredientes que más les gusten.

Aquí está el video con las instrucciones. ¡Disfruten!

 

 

ENERO LIGERO (Y LLENADOR)

Después de tanta fiesta, todos andamos buscando opciones de comida más ligera y retomar el camino del bien. Pero no queremos comer comida que no nos llene y ni satisfaga. Aquí les presentamos otra opción: ARROZ DE COLIFLOR. 

La coliflor últimamente está muy de moda y justo nos gusta porque nos llena por su fibra, nos nutre, tiene un índice glicémico muy bajo, absorbe muy bien sabores y podemos jugar con su textura para transformarla en platillos muy distintos (purés, arroces, base para pizza). Ésta es la primera de lo que seguramente serán muchas otras recetas que tengan como base la coliflor en este blog.

¡Esperamos que les guste!

arroz de coliflor

ingredientes

1/2 Cabeza de coliflor rayada (también se puede licuar o moler en un procesador de alimentos)

2 Cucharaditas de ghee (mantequilla clarificada), también pueden usar aceite de coco/oliva/aguacate.

1/4 Taza de cebolla picada finamente (puede ser echalote, poro o hasta apio)

1 Diente de ajo picadito

1/4 Taza de cilantro, perejil y hierbabuena picada

1 Cucharadita de sal

20161215_125227.jpg

1/4 Cucharadita de pimienta
 

instrucciones

1. Pon a calentar un sartén (olla pequeña     si no tienes) con tapadera a fuego mediano. Después de un par de minutos, agrega el ghee hasta que se derrita.

2. Agrega la cebolla y el ajo hasta que empiecen a ponerse transparentes.

3. Añade la coliflor, la sal Y pimienta y mezcla todo.

4. Una vez que todo esté integrado, tapa el sartén y baja la temperatura. Deja que se cocine por 10-15 minutos, Mezcla cada 2-3 minutos para que no se te vaya a pegar al fondo.

5. Cuando la coliflor ya esté cocinada, apaga la estufa y agrega la mezcla de hierbas frescas. Checa si estás satisfecho/a con la cantidad de sal y tapa hasta que estés listo para servir

¡Disfruta!

¡Primera receta de 2017!

¡Feliz año nuevo!

Esperamos que todos hayan descansado, disfrutado y excedido (un poquito). Nosotras nos tomamos una semana de descanso, pero ya estamos de vuelta. Para enero tenemos planeadas recetas ligeras y muy nutritivas para compensar un poco todo lo comido durante las fiestas y apoyarnos en nuestras resoluciones de retomar el camino de la salud, pero sin sacrificar sabor. Nuestra única excepción será la receta de esta semana. Muchos de nosotros todavía estamos de vacaciones y con compromisos sociales, si necesitan un postre, y no quieren más roscas ni pasteles, ¡Aquí está uno buenísimo! No es taan dietético, pero si lleno de nutrientes y sabor. Esperamos que les guste, y como siempre, esperamos sus comentarios y preguntas.

 

barras de avena, manzana y queso crema

ingredientes

1 1/2 tazas de avena

1/2 taza de harina de avena

2/3 taza de mantequilla sin sal (a temperatura ambiente)

2/3 taza de nuez molida (puede ser almendra/avellana etc.)

1 cucharadita de canela

1 cucharadita de bicarbonato

1/4 taza de fécula de maíz (maizena)

1/2 taza + 1 cucharada de azúcar morena (puedes usar azúcar de coco en vez)

250 gr de queso crema (puede ser también ricotta o requesón) a temperatura ambiente

1 huevo

1 cucharadita de extracto de vainilla

3 manzanas verdes grandes (4 si son pequeñas)

1/4 cucharadita nuez moscada (puede ser jengibre/clavo/cardamomo)

1/8 cucharadita de sal

instrucciones

1. Prende el horno a 175º C y ten a la mano un refractario mediano (de como 20 cm x 20 cm).

2. Empezamos haciendo la base. En un recipiente mezcla (crema) la mantequilla y 6 cucharadas de azúcar morena. Ya que estén integradas agrega 1/2 cucharadita de canela, el bicarbonato, la sal, la fécula de maíz, la nuez molida, la avena y el harina de avena y mezcla todo muy bien.

3. En el molde para hornear, vierte la mitad de la masa de avena (la otra mitad la vamos a usar al final) y extiéndela con la mano hasta cubrir la base del refractario. Hornea por 15 minutos. Una vez que pasen los 15 minutos, deja enfriar por 5-10 minutos. NO APAGUES EL HORNO

4. Mientras se hornea, vamos a preparar la mezcla de queso crema y las manzanas. En un bowl mezcla el queso, 2 cucharadas de azúcar morena (si estás tratando de consumir menos azúcar, puedes saltarte el azúcar), 1 huevo y la vainilla. Bate (con batidora o a mano) hasta quede todo muy bien integrado y cremoso. 

5. Pica la manzana en cubitos (también la puedes rallar y pelar si no te gusta la cáscara), ponla en un recipiente y agrega 1 cucharada de azúcar morena, 1/2 cucharadita de canela y 1/4 de cucharadita de nuez moscada (o la especia que tengas a la mano). Mézclalo todo bien.

6. Saca la base del horno, deja enfriar unos 5-10 minutos. Con una espátula o cuchillo de mesa Extiende la mezcla de queso crema sobre la base y ya que la haya cubierto toda, vierte las manzanas encima. Asegúrate que estén bien repartiditas sobre el queso.

7. Recupera la masa de avena que habías separado y espolvoréala encima de las manzanas. Vas a formar una costra sobre las manzanas.

8. Regresa el refractario y hornea por 35 minutos más, aunque te recomiendo que revises a los 30 minutos insertando un cuchillo, cuando salga limpio es señal de que el postre está listo. Por lo general tarda entre 35-40 minutos en estar, pero cada lugar y horno afectan el tiempo de horneado.

9. Retira del horno y déjalo reposar 20 minutos antes de rebanarlo. te deben de salir entre 16-20 cuadros, dependiendo de qué tan grandes sean las rebanadas. Puedes servirlo con crema batida, salsa de caramelo, helado, salsa de chocolate o así solito. De cualquier manera es delicioso.

¡Esperamos que les guste!

aquí está el video con las instrucciones. Si les gusta o sirve, por favor compartan. ¡Gracias!

 

 

¡Lunes de receta!

Es lunes y con mucho gusto les compartimos nuestra receta de hoy, que es vegana, libre de gluten, lácteos, huevo y nueces. Ahorita que todos andamos ocupados planeando cenas y ya un poco llenos de tantas fiestas y excesos, aquí va una receta sencilla, muy nutritiva y, sobre todo, deliciosa. Esta ensalada tiene como ingredientes principales la quinoa y las alubias blancas,, ambas altas en proteína y fibra, con índice glicémico bajo y llena de vitaminas y minerales. Además, te llena sin sentirte pesado.

Es una receta muy fácil, ideal para hacer cuando tienes sobras y si ya hay niños de vacaciones y hay que tenerlos ocupados, una gran opción para que ellos ayuden a hacer la comida. También se puede hacer a principio de semana y empacar para llevar a la oficina y sacar varias comidas, lo complementas con unas tostadas y una fruta de postre y ¡listos!

ENSALADA DE QUINOA Y FRIJOL

INGREDIENTES

2 tazas de quinoa hervida

1 taza de alubia blanca cocida (frijol/judías)

4 jitomates picados en cuadritos

1/2 cebolla picada finamente

1/2 taza de aceitunas picadas

1/4 taza de (cada uno) perejil, menta y cilantro finamente picado

1/4 taza de aceite de oliva

Jugo de 2 limones

Sal y pimienta al gusto (empieza con 1/2 cucharadita de sal y ve agregando según tu gusto. Con la pimienta, comienza con 1/4 de cucharadita y vas agregando si quieres un poquito más)

instrucciones

1. En una ensaladera grande mezcla la quinoa y las alubias ya cocidas.

2. Agrega el jitomate, la aceituna, las hierbas de olor y la cebolla (puedes sustituir con apio, rábano, echalote, si no les gusta la cebolla) y mezcla.

3. Por último, vierte el aceite y el jugo de limón y sazona con la sal y pimienta. Incorpora todo y está listo.

4. Recomendamos dejar la ensalada en el refrigerador por un par de horas antes de servir (refresca muchísimo comerla fría). Una vez que vayas a servir, puedes agregar aguacate y unas tostadas o totopos.

¡Esperamos que les guste!

aquí está el video con las instrucciones. Nos cuentan qué les pareció

 

¡Segunda receta!

Después de una semana de estar muy felices de recibir tan lindos comentarios. ¡Muchas gracias por vernos!

Ahora que estamos llenos de fiestas y reuniones, decidimos hacer un hummus, pero con un twist. En vez de sólo usar garbanzos, le agregamos zanahorias rostizadas**, no solo aligera el sabor, lo hace más cremoso y dulce. El hummus lo podemos usar como dip para verduras o totopos, también lo podemos untar en pan para sandwiches o comer solito cuando estamos de flojos y no queremos cocinar. ¡Esperamos les guste! 

Hummus con zanahoria rostizada

ingredientes

2 tazas de zanahorias rostizadas

2 tazas de garbanzos cocidos y escurridos

2 a 3 dientes de ajos pelados rostizados, dependiendo de cuánto les gusta el ajo

iconitos.jpg

1/3 taza de aceite de oliva

1/4 taza de agua

1 cucharadita de sal

1/8 cucharadita de clavo molido

1/8 cucharadita de pimienta gorda

1/8 cucharadita de comino

2 cucharadas de tahini

Jugo de 1 limón 

 

 

 

INSTRUCCIONES

1. Vierte todos los ingredientes en la licuadora (o procesador de alimentos). Si usas garbanzos de lata, escúrranlos y déjenlos remojando unos minutos en agua para quitarles el sabor del líquido en los que vienen.

2. Licúa hasta que se incorporen todos los ingredientes y se forme un puré. Usen el botón de pulso, si lo tienen. Cada que no avance más la licuadora, paren y usen una espátula para mover la mezcla y vuelvan a licuar.

3. Si la mezcla está muy espesa, agreguen un poquito más de agua.

Como ven es facilísimo y te tardas casi nada. Para que luzca aún más, les recomendamos servirlo en un bowl, hacer un pequeño agujero en el centro, vertir un chorrito de aceite de oliva (1-2 cucharadas) y unas ramitas frescas de perejil. Acompáñalo de verduras crudas como pepino, zanahoria, apio o jícama.

**En la sección TÉCNICAS DE COCINA de esta página están las instrucciones sobre cómo rostizar verduras, en caso de que no sepan.

aquí está el link al video de cómo hacer estas barritas, por si necesitas un poquito más guía. ¡Disfruta!

 

¡bienvenidos!

Estamos muy emocionadas de finalmente estar lanzando este blog con nuestra primera receta. llevamos más de 20 años de ser amigas y durante todo ese tiempo hemos soñado con compartir con otros la visión que tenemos sobre la cocina. Miriam ha sido vegetariana toda su vida y Gabi lleva 5 años viviendo con el diagnóstico de la enfermedad celiaca. Pero desde mucho antes, siempre hemos creído que las restricciones alimentencias, ya sea de carne, gluten, lácteos, huevo, nueces, no tienen que traducirse en comida triste que no nos emociona o satisface. Estamos convencidas que puedes vivir sin uno o muchos ingredientes y seguir disfrutando de la comida y la cocina. Este es el propósito de este blog: recuperar recetas que satisfagan no sólo nuestras panzas, sino también nuestras almas.

¡Gracias por acompañarnos en esta aventura!

Gabi y Miriam

PD. sigue leyendo que sigue la receta y video.

 

Barritas.jpg

barritas de avena y plátano

Ingredientes

3 Plátanos muy maduros (piel negra)

2.5 T avena (de cocción rápida)

1/4 T +2 Cdas avellanas molidas

1/4 T almendra molida 

1/4 T pasas

1/4 Cdta bicarbonato

1/4 Cdta sal

3/4 Cdta canela

1/4 Cdta Jengibre en polvo

barritas2.jpg

INSTRUCCIONES

1.    Precalentar el horno a 175º C y acomodar una rejilla a mediana altura.

2.    En un recipiente grande machacar los tres plátanos hasta que estén con pocos grumos y agrega las pasitas. Si no te gustan las pasas, puedes agregar arándanos o cualquier otra fruta seca picada (sabe delicioso con higos secos) o hasta chispas de chocolate (aunque verifica que sea libre de gluten si eres celiaco o que no tenga lácteos si eres vegano).

3.    Agregar al plátano el bicarbonato, sal, jengibre y canela y mezclar bien con una cuchara o espátula. Si no te gusta el jengibre puedes no agregarlo. También puedes agregar otras especias en polvo como cardamomo, nuez moscada, pimienta gorda, clavo. Lo que más te guste.

4.    Agregar las nueces y avellanas molidas y mezclar hasta que estén bien incorporadas.

5.    Forrar una charola para hornear con papel estraza/encerado o tapete de silicón y extiende la mezcla en forma de cuadrado. Debe quedar con una altura de 2 cm.

7.    Hornear por 25 minutos. La primera vez que hagas esta receta, revisa a los 20 min, cada horno es distinto y nunca sabes cómo va a reaccionar a la receta.

8.    Dejar enfriar y rebanar en forma rectangular.

aquí está el link al video de cómo hacer estas barritas, por si necesitas un poquito más guía. ¡Disfruta!

 

 

 

Estamos cocinando y tramando. ¡Ya merito estamos listas!

video Block
Double-click here to add a video by URL or embed code. Learn more